Compra Online Portal Clientes y Proveedores Login

Respaldando la produccion diaria de la Industria

Salas de Lubricación – SKF

Posteado por: admin | 29 - 08 - 2013 | Comentarios: 0

SALAS DE LUBRICACIÓN – SOLUCION SKF

Según estudios realizados por SKF, cerca del 50% de las fallas prematuras de los rodamientos están relacionadas con la lubricación, siendo un 14% de manera directa con la contaminación. Si bien esta se encuentra presente en mayor o menor medida en todos los ambientes de trabajo, se debe trabajar para tratar de minimizar sus efectos negati vos, por lo que debemos comenzar por evitar la contaminación de los lubricantes desde que salen del envase original hasta que son aplicados en el equipo a lubricar. Los principales focos de contaminación del lubricante previo a su uso son:

• Herramientas de trasvase sucias o en mal estado
• Mezcla de diferentes lubricantes
• Almacenaje incorrecto de los lubricantes

Es por esto que SKF brinda una solución en diseño y equipamiento de salas de lubricación, de manera de conservar y manipular los lubricantes de la mejor manera hasta su utilización, evitando la contaminación de los mismos y evitando por lo tanto los efectos negativos que trae acarreada.

Podemos dividir las salas de lubricación en dos grupos:

• Salas de lubricación industrial
• Salas de lubricación para talleres vehiculares

SALAS DE LUBRICACIÓN INDUSTRIAL:

Es muy común ver salas de lubricación desordenadas, con presencia de productos que no son
lubricantes, con herramientas amontonadas y tiradas incluso en el piso. Todo esto lleva a que el despacho de lubricantes sea realizado de manera inadecuada. Las siguientes fotografías ilustran casos reales

LA SOLUCIÓN SKF

La solución SKF implica en primera instancia ordenar y separar los lubricantes que están en stock de aquellos que están en uso y de aquellos con lubricante de descarte producto de un cambio, como así también eliminar de la sala todos lo elementos que no sean lubricantes o herramientas para su manipulación.

Con respecto precisamente a la manipulación, se ofrece una solución consistente principalmente en:

– Para el caso de los aceites, bombas neumáticas de trasvase (una por cada aceite diferente)
que estarán dedicadas a la extracción del lubricante del tambor. Estas bombas presurizan una línea que alimenta unas válvulas dosificadoras que permiten llenar de forma segura y rápida los recipientes utilizados para trasladar el aceite. Estas válvulas poseen también un caudalímetro digital que permite llevar un control preciso de la cantidad de lubricante extraído.
– Para el caso de las grasa, bombas manuales o neumáticas (según el tamaño del envase) que permitan llenar las graseras más pequeñas sin necesidad de que el lubricante entre en contacto con el medio.

Es importante aclarar que tanto para el aceite como para la grasa se debe contar con herramientas adecuadas (graseras y recipientes) que permitan mantener el lubricante limpio y seco hasta el momento de uso.

A continuación se muestran algunas imágenes de instalaciones y los equipos mencionados.

 

 

SALAS DE LUBRICACIÓN PARA TALLERES VEHICULARES:

Estas salas de lubricación apuntan fundamentalmente a aplicaciones off-road (talleres para equipos mineros o maquinaria vial) o a empresas de transporte con una gran flota de camiones u ómnibus.

Se diferencia fundamentalmente de las anteriores en que:

1) El lubricante no debe ser transportado hasta el equipo a lubricar sino que el equipo siempre se va a ubicar en la zona de dosificación de lubricante (en el taller).
2) La variedad de lubricantes a emplear es más baja, pero generalmente se manejan grandes volúmenes.

Muchas veces los talleres de este tipo se encuentran en condiciones similares a las descriptas para las salas industriales, es decir desordenadas y sucias. Es muy común que se manipulen los lubricantes con las manos sucias y que se dejen recipientes abiertos en lugares expuestos a gran contaminación.

LA SOLUCIÓN SKF

Aquí la solución SKF consiste en montar bombas neumáticas, al igual que en las salas industriales, una por cada tipo de lubricante. Generalmente aquí se emplean tambores (ya sea de grasa o aceite) o incluso recipiente más grandes como Bins de 1000 litros o más (para el caso de los aceites).
La diferencia radica en que ahora el lubricante es transportado a través de una línea que finaliza en un carrete y una pistola dosificadora que permite entregar directamente al lubricante al punto a lubricar. Esto permite un trabajo mucho más rápido, limpio y seguro.

Con respecto a estos carretes, SKF posee una línea completa de los mismos,
por lo que pueden ser utilizados para diferentes usos:

– Carretes para grasa
– Carretes para aceite
– Carretes para aire comprimido
– Carretes para liquido refrigerante
– Carretes para Gasoil
– Carretes para alimentación eléctrica.

Cada uno de estos carretes puede viene provisto con una pistola
dosificadora (o conector eléctrico) adecuado para su uso.

Para el control de los volúmenes dosificados existen dos métodos posibles.

1) Utilización de pistola dosificadora con caudalímetro

En este caso el control lo realiza de manera directa el operador, que deberá controlar al momento del despacho la cantidad de lubricante dosificado y llevar un control manual de consumo y stock mediante el uso de alguna planilla o equivalente.

2) Sistema con control automático de dosificación (Sistema LFC 5000)

En este sistema, un software es el encargado de registrar cada transacción realizada, debiendo primero el usuario identificarse mediante un código personal e ingresando cantidad y tipo de fluido necesario. Una vez hecho esto, el sistema habilita la salida correspondiente para dispensar la cantidad solicitada. Una vez hecho esto el sistema corta automáticamente el flujo siendo necesario repetir el proceso para volver a habilitar la salida. El sistema puede ser cableado o inalámbrico.

Este sistema posee las siguientes características:

• Es expandible.
• Posee 3 niveles de acceso (es posible decidir quien tiene autoridad para cada nivel)
• Crea reportes por:
-Producto
-Usuario
-Cliente
-Estación de servicio (de esta manera es posible saber quién dispenso que fluido a qué vehículo y en que momento)
• Disponible con interfase para Computadora

En este sistema también se utilizan bombas neumáticas y pistolas dosificadoras, aunque éstas últimas no es necesario que posean caudalímetros y por lo general son sistemas de alto caudal.

El mismo software realiza el control de stocks ya sea de manera automática (mediante sensores de nivel en los reservorios) o de manera semiautomática (se carga el volumen existente en el depósito al momento de rellenarlo y va restando de ese valor la cantidad dispensada).

CONCLUSIÓN

Una sala de lubricación ordenada y correctamente equipada permite una correcta manipulación de lubricantes, ofreciendo entre otras las siguientes ventajas:

– Menor probabilidad de contaminación de lubricantes al evitar la exposición de los mismos a medio ambiente
– Menor probabilidad de contaminación cruzada de lubricantes, al dosificar los lubricantes con bombas independientes y utilizar recipientes y herramientas correctamente rotulados
– Mejor control de inventarios al mantener un adecuado registro de consumos, lo que permite bajar el stock de lubricantes

Todo esto redunda en una menor cantidad de fallas por lo tanto y paradas de máquina causadas por la contaminación, así como ahorro motivado por esta reducción de stocks y mejor manejo del mismo.

  Publicación División Industrial MS Representaciones S.A./ SKF

Para mayor información puede enviar un email a: customerservice@msrepresentaciones.com.ar

 

Comments are closed.